¿Qué es un juicio verbal y cómo se lleva a cabo?

¿Qué es un juicio verbal y cómo se lleva a cabo?

El juicio verbal es un juicio civil que se lleva a cabo cuando la cuantía del litigio es inferior a seis mil euros o en determinadas materias previstas por la ley. No hay que confundirlo con el juicio oral, que es una de las fases de un procedimiento penal. Si el juicio verbal es de menos de tres mil euros,  salvo en determinados casos la sentencia no se podrá recurrir y será firme. El juicio verbal se rige por los principios básicos de sencillez, brevedad y economía.

  • 1. Sencillez: al tratarse de un juicio por una cantidad inferior, la tramitación es poco compleja.
  • 2. Brevedad: por lo tanto, se agilizan los pasos de la tramitación.
  • 3. Economía: de esta manera, se evitan dilaciones innecesarias en la impartición de la justicia.

¿Qué casos son susceptibles de ir a juicio verbal?

Veamos algunos ejemplos:

En razón de la materia:

  • Las reclamaciones por impago de rentas o los desahucios
  • Las demandas posesorias (donde está en tela de juicio la posesión de algo)

En razón de la cuantía:

  • Los litigios cuya cuantía no exceda los seis mil euros. Cuando dicha cuantía sea inferior a dos mil  euros, no se necesitará nombrar abogado ni procurador.

Otros casos:

  • Procesos sobre capacidad, filiación, matrimonio y menores.
  • Demandas de separación y divorcio no amistosos y de nulidad.

¿Qué clases hay de juicios verbales?

Según los artículos 250 y 447 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, los juicios verbales pueden ser:

  1. Plenarios: las partes no tienen limitación para presentar medios de prueba y las sentencias no son recurribles. Se dan en los siguientes litigios:
  • Desahucio por precario (el propietario ha consentido la ocupación sin firmar ningún documento).
  • Juicio de alimentos (en divorcios, separaciones, de filiación, etc.).
  • Rectificación de hechos inexactos y perjudiciales (se da la oportunidad a la otra parte de dar su propia versión de un hecho).

2. Sumarios: las partes tienen limitación para presentar medios de prueba y las sentencias son recurribles.

Se producen en los siguientes litigios:

  • Desahucio por impago o expiración de los plazos.
  • Transmisión efectiva de una herencia.
  • Protección de la posesión de algo.
  • Suspensión de una obra nueva.
  • Demolición de una obra en ruinas.
  • Adjudicación efectiva de los derechos reales inscritos en el Registro de la Propiedad.
  • Venta a plazos de bienes muebles.
  • Arrendamientos financieros o leasing.

Para entablar un juicio verbal, se puede solicitar, junto con todas las pruebas de las que se disponga, mediante impresos que se encuentran en los juzgados a disposición del ciudadano o que se pueden descargar de la página web del Consejo General del Poder Judicial.

Si el demandado no comparece, la vista no se suspenderá y se podría llegar a decretar que este ha admitido los hechos; si no comparece el demandante, se considerará que ha desistido de su pretensión, tendrá que pagar las costas y una indemnización por daños y perjuicios si lo solicita el demandado con pruebas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *