Qué es y cómo realizar una tramitación procesal

Qué es y cómo realizar una tramitación procesal

La llamada tramitación procesal es el conjunto de gestiones que necesitan realizarse a lo largo de un proceso judicial. Se trata de un procedimiento por pasos, que deben realizarse de forma sistemática y sucesiva en todos los procesos. Por ejemplo, gestión de documentos, requerimientos, oficios, citaciones, subsanación de errores, etc., ya sea de forma física o telemática.

Esta tramitación deben realizarla tanto las partes (demandante y demandado) como el Estado (juez y fiscal).

En el caso de las partes (si no son un organismo oficial), estas gestiones se confían a un procurador privado, que representará a su cliente ante el juzgado o tribunal.

Esta representación se formalizará mediante un poder notarial o ante el letrado de la administración de justicia; en este último caso, la firma del poder es totalmente gratuita.

Los procuradores privados deben ser licenciados en Derecho (y profesionales especializados en derecho procesal) y haber obtenido el título de procurador, que otorga el ministerio de Justicia. Asimismo, deben haber jurado su cargo ante el órgano competente y están obligados a inscribirse en el Colegio de Procuradores.

A este mismo Colegio de Procuradores podemos acudir para solicitar y seleccionar un procurador en ejercicio, si nuestro abogado no nos recomienda alguno con quien suela trabajar. En caso de no tener recursos, el juez puede solicitar que se nos asigne un procurador del turno de oficio, al igual que ocurre con los abogados.

Entre sus funciones se encuentran:

  1. Acelerar el proceso judicial, realizando los trámites y controlando los plazos, vencimientos e incluso las fechas de las vistas.

2. Publicar los anuncios oficiales necesarios.

3. Pagar las tasas judiciales en representación del cliente y efectuar los depósitos exigidos.

4. Presentar los escritos que elabora el abogado.

5. Recibir las notificaciones del cliente y entregarlas al abogado.

En el caso del Estado, el profesional debe pertenecer al Cuerpo de Tramitación Procesal y Administrativa y será por tanto un funcionario del ministerio de Justicia.

Las misiones de estos  funcionarios de Justicia vienen especificadas en el artículo 477 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, entre las cuales destacamos:

  1. Elaboración de documentos, actas, diligencias, notificaciones, así como copias de los documentos y su integración en los expedientes.
  2. Registro de la correspondenciay su clasificación.
  3. Elaboración de autos y expedientes, con supervisión del superior jerárquico.
  4. Elaboración de citacionesy otros actos de comunicación.
  5. Funciones deprotección y apoyo a las víctimas, así como de apoyo a la justicia restaurativa y extraprocesal.

Para inscribirse en las pruebas selectivas (oposiciones) para ser funcionario del Cuerpo de Tramitación Procesal y Administrativa del ministerio de Justicia, es necesario ​​​​tener nacionalidad española o una nacionalidad autorizada por los tratados internacionales (por ejemplo, Unión Europea); haber cumplido los dieciséis años y no haber llegado a la edad de jubilación forzosa; no tener una incapacidad funcional que impida el normal desarrollo del trabajo y haber obtenido o estar en condiciones de obtener el título de bachiller español, un título equivalente o un título que se pueda convalidar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *