Un buen procurador te hará ganar tiempo

Un buen procurador te hará ganar tiempo

Muchas personas cuando inician un juicio,o más bien un proceso judicial, no entienden lo relevante que puede ser contratar un despacho de abogados que cuente con unos buenos servicios de procuradores a la mano.

Este profesional dará un valor extra al normal desarrollo de tu caso y, en muchas ocasiones, se convertirá en la gran carta bajo la manga cuando tengas que vencer el tiempo en medio de un sistema que, a veces, presenta retrasos.

Lo que algunos ignoran es que dentro de cualquier procedimiento jurídico existen plazos y contando con un profesional que los conozca a la perfección, podrás tener mayores garantías de conseguir mejores resultados al final. La figura del procurador ha estado un poco olvidada y, en este mundo tecnológico, ha ganado un poco más de relevancia.

Agilizar procesos

Sus actuaciones pueden ser determinantes y siempre es bueno contar con el porque será un dolor de cabezas menos. Imagina que desde un tribunal emiten una orden urgente para que se publique un edicto en el Boletín Oficial del Estado o en un periódico de tirada nacional y tu te encuentras fuera de casa.

En un ejemplo como este es cuando la solución te la ofrece el procurador, que se encargará de tomar el escrito, pagar las tasas judiciales, el coste de la publicación y en el tiempo requerido verás tu anuncio puesto en el lugar correcto, con el formato correcto y con todos los aspectos técnicos en orden.

También como ya se ha reiterado, una de las funciones claves del procurador es su conocimiento de los tiempos y lapsos que se lleva un proceso dentro de los organismos judiciales y, con este detalle en las manos, sabrá dar respuesta inmediata al siguiente paso, ganando un valioso tiempo para la causa y el cliente.

En actuaciones puntuales, sea en el ámbito de procesamiento civil o penal, la presencia física del procurador puede ser obligatoria y hasta determinante para resolver la querella. Incluso, para el inicio de la apertura de un juicio oral, es imprescindible su presencia junto con la del acusado.

De la mano con el abogado

Nunca el procurador trabaja de forma aislada. Si bien es cierto que su experiencia le hacer tener muchas herramientas para solucionar eventualidades, estará muy vinculado con el quehacer de un abogado en el litigio.

Por ser el encargado de hacer los trámites, será también quien le indique a los abogados el momento necesario para elaborar todos los escritos, cartas y demás notas, acelerando los tiempos.

Nunca será una mala decisión tener a la mano un procurador, y mucho menos, cuando no tienes idea de cómo se desarrollan las cosas en el sistema de justicia de cualquier región, comunidad autónoma o país. En España se hace muy popular aquello de la “burocracia”, que ha rebasado los límites del imaginario colectivo, pero si cuentas con un profesional adecuado en este tema, la percepción con respecto a ello cambiará de forma importante en los procesos que se lleven con un calendario de actuaciones y planificación bien establecidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *