¿Un procurador puede hacer de abogado?

¿Un procurador puede hacer de abogado?

Cuando tenemos algún caso legal a tratar es probable que nos preguntemos cuáles son las funciones de ciertos términos que hemos escuchado y que no tenemos muy claros. Dos de los más confundidos son los cargos de abogado y procurador. ¿Son lo mismo? ¿Puede ejercer uno las funciones del otro? En este post, vamos a resolver estas y otras dudas. 

Qué es un procurador

A estas alturas es casi seguro que todos tengamos claro el concepto de ‘abogado’ de lo que es, lo que hace y lo que implica. Pero no siempre estamos seguros de cuál es el trabajo de un procurador y por qué debe haber uno en cada caso. Pues bien, vamos a comenzar por aquí. 

Un procurador está licenciado en derecho, del mismo modo que un abogado, pero es el encargado de representar al cliente en el juzgado, no en el juicio como hace un abogado. Es decir, él se encarga de recibir notificaciones del juzgado, presenta cualquier escrito relevante ante este, encabeza los escritos aunque los redacte el abogado, etc. 

Cuando se trata de un caso penal, el procurador es una figura imprescindible. Hace de su representante y se ocupa de todo los trámites. 

Cómo representa un procurador a un cliente

En el momento que pedimos los servicios de un procurador, es necesario darle autoridad para que nos represente. Esto se hace a través de un poder notarial o un apud acta. ¿Qué son cada uno?

Poder notarial

Se acude a una notaría junto con el procurador y se solicita un otorgamiento de poder general para pleitos. Hay un especial para querellas, en caso de que sea una de estas lo que vamos a presentar. 

Apoderamiento apud acta

Este se lleva a cabo en el mismo juzgado en el que se va a tramitar el procedimiento. Este se debe realizar junto con el primer escrito judicial. Iremos al decano para que nos den una cita y, de este modo, el día de esta el procurador estará autorizado a representarnos. 

Aunque es un trámite un tanto más complicado que un poder notarial, es gratuito y efectivo. 

Por tanto, las diferencias entre procurador y abogado son muchas. De hecho, lo único que tienen en común es que están licenciados en derecho. Ni un abogado puede cumplir con las funciones de un procurador, ni viceversa. 

Es por ello que, antes de que te veas implicado en un caso, ya sea civil o penal, es necesario que conozcas estos términos y lo que implican cada uno. Recuerda que contar con profesiaonles con experiencia siempre es la mejor opción para lograr el éxito. ¡Podemos ayudarte! Contacta con nosotros y te asignaremos al profesional más indicado en tu caso. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *